México 0 – Angola 0

Bueno, pues ni vale mucho la pena hablar del resultado. El partido no fue muy vistoso, y aunque México tuvo muchas oportunidades, el arquero de Angola, Joao Ricardo, fue una muralla insalvable para los mexicanos.

Independientemente del resultado, el viaje fue muy divertido. De camino a Hannover en el tren íbamos cantando y echando porras. Un señor alemán nos acompañó tocando con la armónica cielito lindo y la cucaracha.

Hannover estaba completamente verde de mexicanos. Donde quiera se escuchaba hablar en español. En la calle, una televisora de Sinaloa entrevistó a Skonja, así que tal vez por allá se vea.

Algunos mexicanos honorarios hacían mucho ruido tomando cerveza.

Escoltando la bandera mexicana llegamos muy a tiempo a la plaza Waterloo, dónde encontramos a Karin y a Tobi. La plaza estaba repleta de mexicanos, por que en ese momento tocaba la banda el recodo. Posteriormente los que tenían boleto fueron al estadio y los demas nos quedamos a ver el juego en la pantalla gigante.

Antes de que empezara el partido, nos encontramos al Chapulín Colorado y algunos de nosotros, como Mauricio, aprovecharon para tomarse fotos a su lado.

Otros como Skonja y Kersten, se montaron sobre los caballos con los uniformes de los equipos.


Después del encuentro las chicas se tomaron fotos al lado de enormes penachos.

Como durante el juego habíamos visto algunas chicas que mostraban sus cuerpos entre la muchedumbre, Kersten también quiso hacerlo, aunque en el tren cuando ya íbamos de regreso. ¡Mucha ropa! ¡Mucha ropa!

Aquí pueden ver el resto de las fotos.

Prepárense para el siguiente juego.

¡Portugal probará el chile nacional!

Comments are closed.